lunes, 29 de diciembre de 2014

Malasia AirAsia,






Un Boeing 737 de la Fuerza Aérea de Indonesia, seis buques y tres helicópteros, según explicó el ministro de Transporte de Indonesia, Ignasius Jonan, buscan el Airbus A320-200 de la compañía Malasia AirAsia, con 162 personas a bordo, que desapareció hace más de 24 horas de los radares cuando cubría la ruta entre la ciudad indonesia de Surabaya y Singapur. 
La última comunicación del avión se registró 45 minutos después de su despegue, cuando el piloto reportó malas condiciones atmosféricas y pidió autorización para subir de los 32.000 hasta los 38.000 pies de altitud debido al mal tiempo. Eso fue mientras volaba sobre el mar de Java, lugar en donde se concentran las operaciones de búsqueda y rescate.
“AirAsia lamenta confirmar que el vuelo QZ8501 de Surabaya a Singapur ha perdido el contacto con la torre de control (…) No tenemos más información sobre el estado de los pasajeros y la tripulantes a bordo”, confirmó la aerolínea en un comunicado a través de su página oficial de Facebook.
Del vuelo QZ8501 no hay rastro alguno, según expertos, por las difíciles condiciones climáticas de la zona. “Por el momento no hemos podido detectar visualmente ninguna señal”, explicaba el portavoz de las fuerzas aéreas indonesias Hadi Cahyanto a la AFP, poco antes de dar por concluidas las labores de búsqueda. “Terminamos la búsqueda porque se estaba haciendo de noche, el tiempo no era muy bueno y se estaba nublando mucho”, declaró a la AFP el responsable del Ministerio indonesio de Transporte Hadi Mustofa. “Si el tiempo mejora, retomaremos las tareas de búsqueda”, añadió.
Los antecedentes hacen temer lo peor, pues diez meses después de la desaparición del vuelo MH370 todavía no se sabe a ciencia cierta cuál fue su destino final. El avión de Malaysia Airlines, desaparecido el 8 de marzo de este año con 239 personas a bordo, nunca fue encontrado, a pesar de las intensas operaciones de búsqueda. Los investigadores creen que el vuelo MH370 se desvió de su rumbo y acabó estrellándose por falta de combustible en un remoto lugar del sur del océano Índico, pero todavía no han encontrado ningún resto que confirme o desmienta la hipótesis.
Los esfuerzos por encontrar el Airbus A320-200 de AirAsia se concentran en una zona situada entre la isla de Belitung y la provincia de Kalimantan, en la parte indonesia de la isla de Borneo, a medio camino de la trayectoria del vuelo, que cubría una ruta de 1.362 kilómetros, según la experiencia de la aerolínea, trayecto que se hace en cerca de dos horas. Sin embargo, la aeronave tenía combustible para volar cuatro horas.
La mayoría de los desaparecidos son de nacionalidad indonesia (155), pero también volaban tres surcoreanos, un malasio, un francés, un británico y un singapurense, según AirAsia. El piloto y el primer oficial contaban con una amplia experiencia de vuelo y el aparato había pasado su última revisión el 16 de noviembre.
Ansiedad en el aeropuerto
En Surabaya, cientos de indonesios se acercaron a la terminal en busca de la última hora sobre sus seres queridos. Louise Sidharta estaba en el aeropuerto Changi de Singapur esperando el regreso de su prometido desde unas vacaciones familiares. “Eran sus últimas vacaciones antes de que nos casáramos”, comentó a la prensa local.
Un hombre de nombre Purnomo relató a TVOne en Surabaya un afortunado contratiempo. “Yo debería haber estado en el vuelo junto con mis amigos. Somos un grupo de siete personas que habíamos planeado ir a Singapur para vacaciones, pero esta mañana yo tuve una emergencia. Tenía mi pasaporte en la mano, pero tuve que cancelar el viaje”, comentó.
Una mujer de 45 años explicó a la AFP que seis de sus familiares se encontraban a bordo del aparato. “Iban a Singapur para pasar allí las vacaciones. Siempre han volado con AirAsia sin ningún problema. Estoy muy impactada por la noticia e inquieta ante la idea de que el avión se haya podido estrellar”, afirmó.
Según The New York Times, esta desaparición no solo daña la reputación de AirAsia, la aerolínea de bajo costo mejor calificada del continente, sino que pone en evidencia los graves problemas de seguridad aérea de Indonesia. El vuelo QZ8501 estaba “bajo la guía del servicio de control de tráfico aéreo de Indonesia”.
De hecho, varios países han expresado su preocupación por la seguridad aérea indonesia. Desde 2007, la Unión Europea (UE) les prohibió a una docena de compañías aéreas de ese país surcar sus cielos, en un esfuerzo por presionar a los reguladores locales para reforzar las normas de seguridad. La mayoría de las compañías aéreas que aparecen en la llamada lista negra de la aviación de la UE —que incluye líneas aéreas de varios países africanos— no operan vuelos a Europa.
A última hora, el vicepresidente indonesio, Jusuf Kalla, ha reconocido que hay “muchas posibilidades” de que el vuelo QZ8501 de AirAsia haya sufrido un accidente. Algunos medios locales apuntaban esta madrugada que se habían encontrado unos posibles restos de la aeronave al este de la isla indonesia de Belitung, una tesis que no ha sido confirmada ni por la compañía ni por las autoridades indonesias.
Mientras tanto en el aeropuerto de Surabaya, en Java, familiares de los 155 pasajeros aguardan con angustia y dolor noticias sobre el paradero del avión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada