martes, 23 de diciembre de 2014

Chavistas en el Imperio

Francisco Olivares, El Universal
El presidente Nicolás Maduro sentenció:


“Quien tenga cuentas bancarias en Estados Unidos se va del gobierno 
para una cárcel, si no las justifica”.
Una larga lista de personajes que han estado ligados al gobierno
chavista o han formado parte de la cúpula que gobierna podrían
entrar en esa categoría.
Militares, ministros, parlamentarios, altos funcionarios,

banqueros y contratistas, se han visto implicados en

complejos casos criminales en el imperio.
Algunos terminaron en cárceles federales del norte o expulsados, otros intentan
negociar para salvar sus fortunas y encontrar refugio en el imperio y
 hubo quienes con mejor suerte ya han sido acogidos en las
altas esferas norteamericanas como nuevos potentados.
Las historias de estos revolucionarios “chavistas en el Imperio” forman
parte de un extenso relato, disponible en Amazon y Kindle, pero pronto
en Venezuela, del destacado periodista de investigación Casto Ocando,
radicado en Florida, y quien ha dedicado parte de su vida profesional
a escudriñar en los escándalos más sonoros que han involucrado
a altas personalidades del gobierno venezolano.
Espionaje, extorsión, corrupción, narcotráfico

y contrabando, forman parte de variado menú

de quienes fueron o son importantes aliados del

proceso revolucionario.
Contra los “boligarcas”
Coincidiendo con la publicación del periodista Casto Ocando, una lista
preliminar con unos 25 nombres de personas vinculadas al gobierno
chavista, son objeto de la investigación que realizan las oficinas de
los senadores Marcos Rubio y Bob Menéndez del comité del Senado de USA.
Este comité procesa un proyecto de ley para sancionar
a personas vinculadas al gobierno de Venezuela que han estado implicadas en actos de corrupción y tienen propiedades o cuentas bancarias en USA.
Igualmente la Subsecretaría de Estado para América Latina,
Roberta Jacobson, dijo recientemente que tiene una serie de
sanciones contra Venezuela por la violenta represión a opositorey la
censura impuesta por Maduro. También el Departamento del Tesoro analiza
futuras medidas de congelamiento de cuentas y bienes en EEUU de
altos funcionarios, cuyo origen ha sido por actos de corrupción. Algunos
de estos nombres forman parte de las historias contenidas
en el libro de Casto Ocando.
El teniente y su fortuna

Teniente Alejandro Andrade. Su más polémica acción fue la participación
en negociaciones con papeles de la deuda que Venezuela
compró en el 2008 a Argentina, Ecuador, Bolivia y Bielorusia,
por 10 mil millones de dólares y la adquisición de varios bancos privados con dineros públicos.
Una de las más destacadas historias es la del teniente Alejandro Andrade,
uno de los hombres más cercanos a Hugo Chávez, quien fuera de
su equipo de seguridad durante la campaña de 1998, y quien acumuló
una fortuna que hoy es motivo de investigación de las autoridades en EEUU.
Según narra Ocando en su libro, Andrade posee una mansión
en Wellington, Florida, una apacible localidad de 57 mil habitantes,
considerada la capital norteamericana de los deportes ecuestres, la gran
pasión del ex militar.
En esa ciudad poseen propiedades magnates

como Bill Gates y Athyna Onassis, actores como

Robert Duvall y Tommy Lee Jones, cantantes como

Bruce Springsteen y Madonna.
Al llegar Chávez al poder comenzó como asesor de la Alcaldía de Caracas
en la administración de mercados populares, en 2001 fue
presidente de la Fundación Pueblo Soberano para prestar ayuda
a los más necesitados, de allí pasó a presidir el Fondo Único Social,
más tarde presidente del Bandes y jefe del Tesoro Nacional en Venezuela.
Su más polémica acción fue su participación en las
 negociaciones con papeles de la deuda que Venezuela compró en 2008 a Argentina, 
Ecuador, Bolivia y Bielorusia, por un monto de 10 mil millones de dólares 
y la adquisición de varios bancos privados con dineros públicos.
Precisa Ocando que las actividades de Andrade no eran desconocidas
para las autoridades norteamericanas. Un cable del Departamento de Estado
, filtrado por Wikileaks, lo describió como “miembro de una red de corrupción
del gobierno venezolano encabezada por Diosdado Cabello”, en el
que también se mencionaba a Rafael Isea y Jesse Chacón.
Andrade cayó en las redes del FBI cuando la división de delitos financieros
comenzó a investigar transacciones ilegales en 2008 de un grupo de
operadores vinculados al Bandes cuando el ex teniente era el presidente
de la institución.

María de los Ángeles González
La investigación condujo a la detención de cuatro personas,

una de ellas, la alta ejecutiva de Bandes, María de los Ángeles

González, por el pago de millones de dólares en sobornos,

usando el sistema financiero norteamericano.
Debido a esa investigación, un alto funcionario del Departamento de
Estado solicitó a la oficina de visas y a la Embajada en Caracas los
registros sobre la aprobación de la visa otorgada a Andrade.
El teniente Andrade no solo estaba incluido en la lista de personas que
participaron en el golpe de 1992, razón para negar la visa, sino que
también estaba incluido en la lista de los “políticamente
expuestos” (PEP). Se encontró que los trámites habían sido “purgados”.
Andrade inició conversaciones para un posible acuerdo
 de cooperación con el gobierno de EEUU a finales de 2013 para obtener 
un trato benigno y recuperar el acceso a EEUU. La presencia de 
la familia de Andrade en un importante evento en las competencias 
de salto en Wellington, parecieran indicar que las negociaciones 
han dado resultados.
Los hermanos Chacón

Arné Chacón, de origen muy humilde, de empleado público en el gobierno
de Chávez, se convirtió en “un sofisticado banquero”.
Entre los aficionados al imperio se encuentra Arné Chacón, hermano
de Jesse, uno de los hombres con más poder en el chavismo.
Narra el libro de Ocando que al igual que su hermano, el militar
retirado de origen muy humilde, de empleado público en el gobierno

de Chávez se convirtió en “un sofisticado banquero”.
Tras una fugaz pasantía como directivo de Banfoandesyel Banco Industrial de Venezuela se convirtió en el dueño, con 49% de

las acciones, del banco privado Baninvest, posteriormente amplió sus inversiones hacia otras entidades como Banco Real y Central,

más tarde intervenidos por el Gobierno.
En Venezuela invirtió en fincas de cría de caballos y en 2009 ya tenía
su propio establo de caballos de carrera en Pembroke Pines en Miami,
bajo el nombre de Gadu Rancing Stable Corp.
En 2009 fue a prisión en Venezuela por desvío de recursos
y apropiación indebida de fondos hasta finales de 2012 cuando fue liberado.
Chacón fundó otra empresa en Miami, Rontos Stable Corp con Ronald Sánchez, hermano de Tomás Sánchez, Superintendente Nacional de Valores, quien encabezó la intervención de las casas de bolsa y cuestionado entonces al colocar amigos personales en las directivas de las firmas intervenidas con salarios astronómicos.

Tomás Sánchez. Sus manejos llegaron a las cortes de
Miami en un sonado caso de extorsión.
Los manejos de Tomás Sánchez también llegaron a las cortes de Miami en
un sonado caso de extorsión en el que estuvo implicado uno de sus subalternos,

Rafael Ramos de la Rosa, interventor de Unovalores. Ramos de la Rosa fue apresado
en 2010 en Miami tras una investigación federal cuando intentaba extorsionar
al banquero venezolano Tomás Vásquez (Unovalores). Fue detenido por el FBI
en un hotel de Miami tras aceptar un cheque de 750 mil dólares como pago
para elaborar un informe favorable a la entidad.
Según testimonios del banquero Vásquez, Sánchez no sólo estaba al tanto del esquema de extorsión, sino que había viajado a Miami mientras tuvieron lugar las reuniones extorsivas.
Tomás Sánchez creó la firma Rontos junto a su hermano Ronald.
La firma de los hermanos Sánchez en Pembroke Pines aparece en los registros
de propiedad del condado de Dade como propietaria de un lujoso
apartamento de 1.500 pies cuadrados en las exclusivas torres construidas
por Donald Trump en Miami Beach. El apartamento fue adquirido en 2011 en $625.
Financistas
Entre los financistas exitosos destaca Rafael Sarría quien se inició como
vendedor de seguros y terminó como uno de los hombres más acaudalados
del entorno chavista. Integró el primer equipo de seguridad de Hugo Chávez
durante la primera campaña presidencial, llevado allí por Diosdado Cabello,
su amigo de la infancia.
Tras los sucesos de 2002 Sarría vio florecer su estrella en el chavismo al obtener importantes contratos. En agosto de 2002 fundó en Miami la firma Global Corp Investment, ciudad donde ya había adquirido una propiedad. En septiembre de 2001 adquirió una casa de 4.500 pies en el exclusivo Arvida Country Club de Boca Ratón por 555 mil dólares. En 2009 su hijo, Rafael Sarría Díaz, registró una nueva firma en Florida, SAI Advisors.
La empresa abrió una oficina en Fort Lauderdale para ofrecer servicios de
planificación financiera. En 2009 los Sarría adquirieron una nueva propiedad
en Manhattan por 6, 95 millones de dólares. En 2010 Sarría Díaz abrió una nueva
empresa, Noor Plantation Investments para adquirir un lote de terrenos en
20 millones de dólares en la localidad de Plantation.
Tal operación se hizo 15 días antes de que le fuera intervenida su casa de bolsa en Venezuela, Global Corp, revertida al mes siguiente.
Luego de sufrir algunos contratiempos con las autoridades de inmigración
de EEUU, Sarría pudo renovar sus documentos a mediados del 2013.

Teniente Rafael Isea
Otro personaje clave, el ex gobernador de Aragua, Rafael Isea, llegó
de imprevisto a Washington tras una serie de negociaciones secretas
con agentes federales, que él ha negado.
El también ex militar que participó en el golpe de 1992, fue acusado por
sus propios correligionarios de participar en el envío de 1,4 toneladas
de cocaína en un avión que salió desde el aeropuerto de Valencia
y capturado en Islas Canarias.
Para el ex ministro, aún en EEUU, la región no era desconocida, en 2002 ya había adquirido una casa en Rockville, Maryland, por 335 mil dólares.
Bolichicos y militares


María Gabriela Chávez y su cuñado Jorge Arreaza, vicepresidente de la República.

Antonio Chávez, sobrino de Hugo Chávez.
Se recogen en el libro las historias de los hijos de algunos revolucionarios
que no estaban dispuestos a privarse de la vida de ricos y famosos
conectados con el imperio enemigo.
Allí figura Antonio Chávez y la propia María Gabriela.
Refiere igualmente el caso de Germán Ferrer Ortega, hijo del diputado

del PSUV Germán Darío Ferrer, esposo de la Fiscal General de
la República, Luisa Ortega Díaz.

Germán Ferrer Ortega
Para ser hijo de un revolucionario formado en Cuba, su hijo decidió
seguir su propio camino.
Se formó en la prestigiosa escuela de pilotos Embry-Riddle Aeronautical University,
en Florida.
En 2009 comenzó a organizar su propia aerolínea con base en
República Dominicana: GECA Airlines, con 22 destinos en el Caribe,
Puerto Rico y Florida.
No escapan en sus historias la de los llamados “Bolichicos”

propietarios de la firma Derwick Associates, que saltó

a las primeras planas tras el escándalos por los contratos para adquisición de equipos de generación eléctrica con el Gobierno.
Se describe allí el suntuoso estilo de vida de los jóvenes empresarios,
propietarios de lujosos departamentos en Mahattan y España, aviones
y helicópteros.
Destaca el libro una larga lista de militares venezolanos investigados
o procesados por narcotráfico en EEUU. Tal es el caso del oficial de la GN,

Vassyly Villarroel Ramírez, quien llevaba una ilimitada vida de lujos
en el oriente de Venezuela. Poseía una finca de caballos de raza, era dueño
de un club campestre y un yate que usaba para vacacionar en el Caribe.

Vassyly Villarroel Ramírez, alias “Mauro”
Este militar se vinculó a importantes carteles como el de Sinaloa y a importantes
capos como el Chapo Guzmán. Fue detenido por autoridades venezolanas
en 2008 y en 2013 fue designado en la lista de los capos de la droga
por el Departamento del Tesoro de EEUU por exportar unas 52 toneladas
de cocaína a México.
La lista de militares involucrados en narcotráfico en la última década alcanza
a varias decenas, narradas en detalle en el libro de Casto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada