lunes, 22 de diciembre de 2014

El Ataque escolar en Peshawar





Por
Shahid Javed Burki

El 16 de diciembre, los talibanes atacaron a una escuela del ejército en Peshawar y asesinaron a 132 niños y 9 maestros. Ocho terroristas vestidos con uniforme militar penetraron  al perímetro bien guardado de la escuela y abrieron fuego contra los estudiantes y el personal de la escuela. Comandos del ejército paquistaní lucharon contra los intrusos durante varias horas antes de matar al último atacante.

El asalto a la escuela militar fue el ataque más mortífero en la historia de los talibanes. La pregunta ahora que debemos hacernos es si este asunto va a llegar a ser un punto de inflexión para Pakistán en sus relaciones con el grupo. El ejército de Pakistán es la institución más respetada y poderosa del país. Al atacar a los hijos de los familias de militares, los talibanes han incrementado dramáticamente la probabilidad de que Pakistán se moverá resueltamente en contra de ella.

Esto puede, por supuesto, tomar algún tiempo. La decisión de un tribunal paquistaní de conceder la libertad bajo fianza a Zaki-ur-Rehman Lakhvi, quien está acusado de ser el autor intelectual del ataque terrorista del 2008, que asesinó a 166 personas en Mumbai, subraya el reto de conseguir todas las instituciones del gobierno paquistaní.

Pakistán ha tenido una relación complicada con los talibanes. Los servicios de inteligencia del país tuvieron que ver en la formación del grupo y en su ascenso al poder en el vecino Afganistán. Muchos en la comunidad internacional sospechan que algunos en el ejército paquistaní y sus redes de espionaje siguen apoyando a los talibanes, incluso después de que el país se unió a lo que el entonces presidente de Estados Unidos George W. Bush llamó "la guerra contra el terror" en el 2001.

Más recientemente, sin embargo, tres acontecimientos decisivos han alterado el entorno en el que los extremistas islámicos operan en Pakistán. Para empezar, en noviembre del 2013, el primer ministro Nawaz Sharif nombró al general Raheel Sharif como Jefe de Estado Mayor del ejército paquistaní. 

Raheel Sharif considera al extremismo islámico como una amenaza existencial que debe ser enfrentada y derrotada.

En una conversación que tuve con el general cuando visitó Washington, DC el mes pasado, él colocó el extremismo islámico muy por delante de la economía de bajo rendimiento de Pakistán y el sistema político inmaduro en la lista de los problemas que el país debe enfrentar. Pakistán, dijo, tiene la fuerza - y ahora la voluntad política - para avanzar decididamente contra el terrorismo.

En junio, el ejército paquistaní lanzó la Operación Zarb-e-Azb, un esfuerzo por eliminar los escondites de los terroristas y zonas seguras de Waziristán del Norte, una de las zonas tribales a lo largo de la región fronteriza con Afganistán. 

Para Sharif, la ofensiva es sólo el comienzo de un esfuerzo total que tomará tiempo para producir el resultado deseado. "Habrá dificultades en el camino, y tres de ellos ya han ocurrido," me dijo. A raíz de los ataques de este verano en el Aeropuerto de Karachi Internacional, una base naval, y una multitud reunida en la frontera entre India y Pakistán para presenciar una exhibición popular de la fuerza por los guardias de cada lado,  y la masacre de Peshawar  que fue terrible.

La segunda clave es el desarrollo de las elecciones en Afganistán del presidente Ashraf Ghani. Un ex alto funcionario del Banco Mundial,  pues Ghani está interesado no sólo en la búsqueda de una solución duradera al problema del extremismo islámico, sino también en el establecimiento de su país en una senda de desarrollo económico sostenible. Por otra parte, Ghani ha estado persuadido de que necesita la ayuda de Pakistán en ambos frentes.

Una de las primeras acciones de Pakistán tras el atentado en la escuela de Peshawar fue acercarse al gobierno de Ghani y garantizar que las autoridades afganas bloquearan las rutas de escape de los involucrados en la planificación y ejecución de la misma. De hecho, Sharif visitó a Ghani en Kabul apenas unas horas después del ataque, y, aun cuando la batalla estaba todavía en marcha, el ejército de Pakistán lanzó ataques aéreos contra los escondites terroristas en la frontera de los países, después de que funcionarios de inteligencia llegaron a la conclusión de que el ataque había sido planeado por un grupo que opera en esa zona.

La tercera novedad es el aumento repentino del Estado Islámico en Irak y Siria. La brutalidad del grupo no es tanto una expresión de las creencias religiosas como de las tradiciones tribales que tienen, a lo largo de los siglos, es una interpretación estrecha, fanática del Islam. Esta es la fuente de gran parte de los problemas en Afganistán y Pakistán, así. Con lo que el sistema tribal y sus costumbres es la corriente principal y bajo el imperio de la ley será un componente importante en los esfuerzos para poner fin al reinado de terror en ambos países.

La frontera donde Operación Zarb-e-Azb  destaca la importancia de los tres acontecimientos. A día de hoy, Afganistán no ha reconocido la Línea Durand - dibujado por un diplomático británico en 1893 e impuso en Afganistán por los gobernantes coloniales de la India - como la frontera formal con Pakistán. 

Afganistán fue el único estado que se opuso a la entrada de Pakistán en las Naciones Unidas cuando se independizó de la dominación británica en 1947, contribuyendo a casi 70 años de tensiones bilaterales.

La Línea Durand divide el territorio de varias tribus pastunes, incluidos los Mehsuds y los Haqqani. 

Los primeros han suministrado el liderazgo y los soldados a los talibanes paquistaníes y el último ha luchado, a menudo con efectos devastadores, en contra del gobierno en Kabul y las tropas estadounidenses y de la OTAN. Ambos grupos tienen como objetivo sustituir a los gobiernos de sus países con un califato islámico, basado en lo que ellos interpretan como los principios del Islam. 

Durante décadas, los gobiernos de Islamabad y Kabul han hecho poco para eliminar los santuarios establecidos por los dos grupos, cuyos miembros se cruzan libremente en la frontera mal vigilada.
Hoy en día, los dos países tienen la oportunidad de mejorar las relaciones y unir fuerzas para frenar a los extremistas islámicos en ambos lados de la frontera. La masacre de esta semana de los escolares en Peshawar podría ser el punto de inflexión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada