martes, 4 de noviembre de 2014

PROCESO DE PAZ (COLOMBIA)

Dice Bruce Mac Master, presidente del Consejo Gremial Nacional

'No tenemos una posición unánime sobre el proceso de paz

El economista asegura que los diálogos en Cuba han generado opiniones individuales en el interior de la organización de la que hacen parte 21 gremios del país. Señala que pensar distinto no significa estar en las filas de la oposición.
Por: Camila Zuluaga

'No tenemos una posición unánime sobre el proceso de paz'Bruce Mac Master fue nombrado presidente del Consejo Gremial Nacional el viernes pasado. / Archivo
El viernes pasado, el Consejo Gremial Nacional nombró a Bruce Mac Master presidente de esta organización que reúne veintiuno de los gremios más importantes del país. Después de más de dos años de tener como vocero a Rafael Mejía, presidente de SAC, quien tuvo en los últimos meses relaciones algo truncadas con el Gobierno, el Consejo decidió cambiar de portavoz para potencializar su papel en el país. El Espectador habló con su nuevo representante.
- El Consejo Gremial no ha jugado un papel muy importante en los últimos años. Ahora que está usted a la cabeza, ¿qué va a hacer para que eso cambie?
Para darle relevancia al Consejo Gremial se hizo un trabajo de revisión de estatutos, reglas y condiciones. Hicimos un régimen nuevo, más democrático, donde hay rotación de la presidencia y donde además nos pusimos de acuerdo sobre cuáles son las cosas de las que puede hablar el Consejo, porque no todas las opiniones son homogéneas entre los gremios.
- A veces, el Consejo Gremial parece inútil. ¿De qué sirve realmente?
Para ciertas cosas es muy útil que exista. Por ejemplo, en temas transversales que se refieren al sector privado, como la reforma tributaria. Desde la Andi me pronuncié al respecto, pero el Consejo Gremial también lo hizo y sirvió mucho más.
- ¿Por qué buscó la presidencia?
Uno de los temas que me llamaron más la atención fue que se viene la estructuración del Plan de Desarrollo. Allí se mira el país transversalmente, porque se tienen en cuenta todos los aspectos nacionales. Ese es el tipo de ejercicios en los que debemos estar presentes desde el Consejo Gremial, por eso mi intención, en la medida de lo posible, es aumentar su relevancia en discusiones como esa. Tomar la vocería de veintiuno de los gremios más importantes del país para conversar con el Gobierno, pero a la vez representar al sector privado.
- Rafael Mejía, presidente saliente del Consejo Gremial, tenía una mala relación con el gobierno Santos por cuenta de una entrevista que dio hace unos meses a El Espectador. ¿Eso tuvo algo que ver con su salida?
Yo no creería. Independientemente de esa entrevista, el Consejo Gremial ya había decidido tener una vocería rotativa y Rafael llevaba un poco más de dos años. Una cosa no tuvo que ver con la otra. Buscamos generar reglas de juego que le den fuerza al Consejo. Seguramente no van a ser muchos los temas que vamos a trabajar juntos por cuenta de los diversos intereses existentes. Aquí convocaremos esas posiciones en las que estamos verdaderamente de acuerdo.
- Después de las elecciones se vio cómo algunos gremios no están de acuerdo con el proyecto político del presidente Santos. ¿Esas diferencias hacen que no puedan dar comunicados conjuntos?
Claro, y eso es normal. La gente tiene que poder pensar distinto. A mí la divergencia de opiniones nunca me ha preocupado, y cada uno debe poder decir lo que piensa, y no por eso es oposición a un Gobierno o no debe ser escuchado. En lo que podemos y debemos ponernos de acuerdo es en los temas trascendentales.
- ¿Qué tanto ha afectado la relación con el Gobierno de aquellos gremios que no apoyaron a Santos en la campaña presidencial?
Se han presentado diferencias, pero eso no debe ser motivo para que no haya diálogo, porque al final el país es de todos y todas las opiniones deben ser escuchadas, sin importar la orilla política.
- Pero yo le estoy preguntando por la actitud del Gobierno hacia los gremios que no lo apoyaron en campaña. ¿Ha habido retaliaciones?
No hay que reclamar ni al Gobierno ni a los sectores que han sido su oposición. Al final, creo que todos tienen responsabilidad porque los ánimos se exacerbaron durante la campaña y eso dejó heridas. Por eso todos tenemos que ser capaces de entender las diferencias, pero también ser capaces de expresarlas y saber cómo hacerlo.
- Cuando a usted lo nombraron presidente de la Andi, una de las criticas era su falta de independencia por venir del gobierno Santos. ¿En el Consejo Gremial también hay sectores que quieren una voz más alejada del Gobierno?
En la Andi me eligieron los empresarios. De manera que decir que ellos quieren una voz más independiente no es muy acertado. Ellos midieron que tengo la capacidad de expresar mi opinión libremente, pero también tengo capacidad de conversación, porque el país es de todos y tenemos que trabajar con el Gobierno. Eso mismo pasó con el Consejo Gremial. Pocas personas han sido tan claras con la reforma tributaria como yo, por darle un ejemplo.
- Ya que habla de reformas, ¿cuál es la posición de ustedes frente a la intención del Gobierno de revivir las horas extras?
Hay que ser suficientemente claros sobre las implicaciones que puede tener ese proyecto. El desempleo puede llegar a aumentar, el sector informal va a crecer y vamos a perder competitividad. Siempre que se tome una decisión sobre las normas laborales en Colombia, tenemos que saber que el principal enemigo es la informalidad y eso es lo que hay que combatir.
- ¿Ustedes proponen que, en términos de horas extras, las cosas se queden así?
Proponemos que haya mecanismos flexibles donde se pueda remunerar bien a los trabajadores. El sistema laboral colombiano es particularmente inflexible y eso debería cambiar. La idea es que podamos remunerar bien a los trabajadores generando competitividad y que el sector formal pueda crecer. Que podamos emplear cada vez más gente mejor remunerada y se pueda reducir la inequidad.
- Ya que dice que lo más importante para ustedes es la reforma tributaria, ¿cómo ven su aprobación?
Somos optimistas respecto a la flexibilización que el Gobierno puede tener sobre la misma. Hemos conversado varias veces, tanto con ellos como con diferentes congresistas. Aspiramos a que haya una concentración más marcada en la sobretasa al impuesto de renta. Pero también que se estudie una reforma tributaria estructural que conduzca a que tengamos un sistema permanente de impuestos y no que cambie todos los años. Hemos pedido que esta reforma sea una reforma de un año y que la de largo plazo se haga en 2015; lo que pasa es que requiere de valentía.
-Ustedes insisten en el impuesto a la renta, lo que pasa es que han encontrado la forma de evadir ese impuesto a través de muchos mecanismos..
Puede ser que sea más fácil recaudar el impuesto al patrimonio, pero eso no significa que sea justo ni que sea bueno o estratégico. El impuesto al patrimonio afecta la inversión, afecta el ahorro. En cambio, el impuesto a la renta grava al que está ganando dinero. No se puede gravar los ahorros de la gente que al final no produce utilidades. El mundo aceptó hace años que las cosas valían por su capacidad de producir y tenemos que volver a ese principio.
- ¿Frente al proceso de paz se van a pronunciar desde el Consejo Gremial o lo harán de manera independiente?
Ese será un tema particularmente delicado y dependerá del grado de consenso que exista entre los gremios. Todos estamos esperando que avance más el proceso a ver cuáles son los resultados más completos de la negociación. Ojala tuviéramos una posición unánime dentro del Consejo Gremial para poder hacerlo en conjunto.
- En Septiembre se dieron a conocer los avances de los tres primeros puntos de la negociación, ¿no discutieron ustedes los gremios sobre ese documento?
No se ha dado a profundidad en forma colectiva. Todos tienen sus opiniones a nivel individual y su propia opinión, pero no tenemos una opinión colectiva. Hemos estado concentrados en la reforma tributaria.
- ¿La posición de Rafael Mejía sobre cómo se estaría negociando el campo colombiano en el proceso no se discutió?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada