lunes, 3 de noviembre de 2014

MUERTE ASISTIDA

Brittany Maynard: la despedida de una enferma de cancer terminal


Brittany Maynard, una joven de 29 años enferma de cáncer terminal, ha conmocionado a Estados Unidos al acabar con su vida tras anunciar su suicidio asistido para el 1 de noviembre, según ha informado la organización no gubernamental Compassion & Choices.
"Adiós a todos mis queridos amigos y a la familia que amo. Hoy es el día que he elegido para morir con dignidad ante mi enfermedad terminal, este cáncer cerebral terrible que me ha quitado tanto, pero que me habría quitado mucho más", ha escrito la joven en su muro de Facebook como despedida.
"El mundo es un lugar maravilloso, viajar ha sido mi gran maestro, mis amigos íntimos y demás son los más generosos. Incluso tengo un grupo apoyándome mientras escribo. Adiós, mundo. Difundid buena energía. ¡Transmitidla!", ha agregado.

Según la revista People, la chica ha acabado con su vida este sábado en su casa de Portland, en el estado de Oregón (EEUU).
EL ROSTRO PÚBLICO DE LA LUCHA PARA MORIR DIGNAMENTE
El caso de Maynard ha tenido una gran repercusión mediática en Estados Unidos y ha reabierto el debate sobre el suicidio asistido en el país, legal en sólo cinco estados, lo que ha obligado a la joven a trasladarse desde Oakland (California) al vecino estado de Oregón, que sí permite esta práctica.
Desde que la joven anunció en un vídeo su decisión de quitarse la vida, los medios y las redes sociales se han convertido en un hervidero de opiniones sobre el suicidio asistido. Los partidarios ven a Brittany como la imagen de la causa por el derecho a morir dignamente. Los detractores defienden los cuidados paliativos, señalando que el suicidio es irreversible.
Aunque la mujer, de 29 años, había anunciado en un primer momento su suicidio para el 1 de noviembre, el pasado jueves indicó que había pospuesto su decisión para poder disfrutar de más tiempo junto a sus seres queridosMaynard ha creado el Fondo Brittany Maynard, en cuya web ha colgado un vídeo para promover el "derecho a una muerte digna" en todo el país. "Cuando la gente me critica porque no espero más tiempo o porque no sigo lo que ellos han decidido que es mejor para mí, me duele. Porque yo me arriesgo cada día, cada día por la mañana al levantarme", comentó.
"La gente que se opone a esta decisión de los enfermos me parece malvada", afirmó Maynard en una entrevista con People. "Tratan de mezclarlo con el suicidio y es muy injusto, porque yo no quiero morir. Pero me estoy muriendo", reveló.
HIJA ÚNICA, RECIÉN CASADA Y CON 29 AÑOS
El pasado enero, poco más de un año después de casarse, Maynard acudió al médico a causa de los fuertes dolores de cabeza que sentía, y le fue diagnosticado un grave tumor cerebral.
El cáncer avanzó rápidamente y los especialistas informaron a la joven de que sólo le quedaban seis meses de vida, al tiempo que le explicaron el desarrollo previsto de la enfermedad, que le causaría un gran y prolongado dolor antes de terminar con su vida.
Maynard ha pasado sus últimos meses aprovechando el tiempo al máximo, haciendo los viajes que siempre había querido hacer, entre ellos Alaska Columbia británica, el Gran Cañón y el Parque Nacional de Yellowstone.
Ante el empeoramiento de su salud, la joven decidió trasladarse junto a su familia a Oregón, donde la ley permite que los médicos le provean de un fármaco que termina con la vida sin causar dolor, siempre y cuando el enfermo esté en condiciones de ingerirlo por sus propios medios.
Sólo Oregón, el estado de Washington, Montana, Nuevo México y Vermont permiten esta práctica en EEUU. Suiza también permite el suicidio asistido. La eutanasia activa es legal en Holanda, Bélgica y LuxemburgoEn España, el suicidio asistido no está permitido ni tampoco la eutanasia, sólo la sedación terminal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada