lunes, 13 de abril de 2015

Eduardo Galeano y Gunter Grass

AMÉRICA LATINA

Los dolientes de Eduardo Galeano

Este 13 de abril falleció el escritor uruguayo Eduardo Galeano, autor de Las venas abiertas de América Latina e intelectual de referencia para la izquierda iberoamericana, como Günter Grass lo fue para la alemana.

Eduardo Galeano
La simultaneidad de dos pérdidas hermana este lunes (13.4.2015) al mundo de habla germana con el de habla hispana: en Lübeck murió el artista alemán Günter Grass (87), receptor del Premio Nobel de Literatura 1999 por sus aportes como novelista, dramaturgo y poeta, y en Montevideo falleció el periodista y escritor uruguayo Eduardo Galeano (74), autor de Las venas abiertas de América Latina. Concebido en 1971, este controvertido ensayo sobre la explotación económica y la subyugación del subcontinente desde la época de la Conquista es considerado como un clásico de la literatura política en español; para la izquierda tiene un valor casi sagrado.
En las redes sociales, la izquierda española ha expresado su pesar por la muerte de Galeano. “En nuestra memoria, siempre”, escribió en Twitter Alberto Garzón, candidato presidencial de Izquierda Unida (IU), tercera fuerza política en el Parlamento español. “Día nefasto para la literatura y el compromiso político. Han muerto Galeano y Grass. Recordarlos leyéndolos”, tuiteó el diputado de IU Gaspar Llamazares. “Desde Podemos queremos sumarnos al duelo por el fallecimiento de Eduardo Galeano. Hoy la democracia y la cultura están más huérfanas. DEP”, escribió el líder de Podemos, Pablo Iglesias.
El segundo en la jerarquía de Podemos, Íñigo Errejón, recordó que “tuvimos el honor de que [Galeano] nos llamase hace poco: ‘enemigos de la impotencia’. Salud”. Otro de los fundadores de Podemos, Juan Carlos Monedero, escribió: “Se ha ido Galeano a hablar con voz de acantilado con Tupac y sor Inés, con Allende y con Cortázar, con el Che y el Arañero. Espejos y venas”. No es de extrañar que los primeros en pronunciarse tras el fallecimiento de Galeano sean figuras de la política; ese es precisamente el ámbito en el que el verbo del autor nunca pareció caducar. Galeano jamás dejó de opinar sobre lo que acontecía en su país y en el mundo.
Instancia moral
Como Grass por los socialdemócratas alemanes, Galeano es visto por la izquierda latinoamericana como un referente, como una suerte de instancia moral que no recela de involucrarse activamente en proyectos de proselitismo político. La pluma uruguaya cultivó una relación estrecha con el mandatario venezolano Hugo Chávez, impulsor de la “revolución bolivariana”; en 2004 respaldó sin titubeos la candidatura presidencial de Tabaré Vázquez en su tierra natal y en febrero de 2015 le abrió las puertas de su casa al jefe de Gobierno boliviano, Evo Morales, para conversar sobre la disputa territorial entre La Paz y Santiago de Chile.

Evo Morales le regaló a Galeano un ejemplar de “El libro del mar”, sobre la disputa territorial entre Bolivia y Chile.
Morales le regaló a Galeano una copia del volumen El libro del mar, una publicación que resume la historia y la argumentación del reclamo que Bolivia hace con miras a recuperar el acceso al océano Pacífico que perdió en su guerra con Chile en 1879. “Galeano me dijo que este libro debería llamarse El libro del mar robado”, señaló el presidente boliviano, dejando en el aire la impresión de que, aún a sus 73 años, el escritor uruguayo no esquivaba la polémica. Su propia producción literaria recibió un espaldarazo en 2009, cuando Chávez le obsequió un ejemplar de Las venas abiertas de América Latina al mandatario estadounidense Barack Obama.
“Etapa superada”
La vigencia de ese libro fue objeto de debate hace exactamente año, cuando Galeano aseguró que no se tomaría el trabajo de leerlo nuevamente. “Para mí, esa prosa de la izquierda tradicional es aburridísima”, dijo el intelectual uruguayo al ser entrevistado por la prensa durante la II Bienal del Libro de Brasilia (11.-21.4.2014). “Las venas abiertas de América Latina intentó ser una obra de economía política, pero yo no tenía la formación necesaria”, agregó, comentando que “no me arrepiento de haberla escrito, pero es una etapa que, para mí, está superada”. Traducida a más de veinte idiomas, esa es la pieza por la que será recordado.
Las venas abiertas de América Latina va a pasar a ser la biblia latinoamericana”, declaró Osvaldo Bayer, de 88 años. Aludiendo a su amigo de décadas, el escritor e historiador argentino enfatizó que América Latina acaba de perder al “intelectual más claro y más profundo”. La poetiza Cristina Peri Rossi, compatriota, amiga y compañera de exilio de Eduardo Galeano, subrayó que el autor “mantuvo hasta el final sus expectativas de justicia y libertad. Era del club de los insobornables”. Bayer dijo sentir “una profunda tristeza” por la muerte de Galeano, que lo tomó de sorpresa porque no sabía de su enfermedad.
El literato uruguayo falleció en una clínica de Montevideo tras luchar varios años contra un cáncer de pulmón. Otros libros de su autoría: El libro de los abrazosEl fútbol a sol y sombraEspejos y Patas arriba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada